El primer mandamiento para tu imagen digital: contenido

jun16

El primer mandamiento para tu imagen digital: contenido

0

Julio Anguita, posiblemente el líder más icónico de Izquierda Unida, se hizo muy famoso repitiendo esa coletilla de “programa, programa, programa”. Si Julio Anguita se dedicara a la comunicación, o más concretamente a la reputación online, tendría que repetir “contenido, contenido, contenido”. Todo depende del contenido. Ya pasaba antes, pero ahora, gracias a Google, más.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de contenido? Contar cosas, sobre ti, sobre tu producto, sobre tu sector, sobre cosas que interesan: algo. Ese ‘algo’ tiene una manifestación sencilla y básica, crear un blog (corporativo si tienes un producto o empresa, personal si hablamos de identidad digital). No es lo único, pero sí lo más común.

Espera, ¿me estás diciendo ahora que ya hace varios años que dicen los gurús que los blogs han muerto que todo pasa por tener un blog? No: te decimos que hay que tener una plataforma desde la que contar cosas, sea un blog, una cuenta en redes sociales o varias cuentas en redes sociales. O mejor, todo lo anterior junto, siempre y cuando no elijamos al tuntún y decidamos de forma consecuente qué tipo de blog necesitamos y qué tipo de redes encajan con nuestro propósito y cuáles no.

Porque eso sí, el contenido es la clave, pero no cualquier contenido ni en cualquier canal (ni con cualquier tono, ni con cualquier ritmo de actualización, ni en cualquier momento, ni de cualquier forma…). De hecho, los desafíos que ofrece el contenido van en esa línea: producir buen contenido, contenido suficiente, contenido variado, que dé retorno económico y demás

Si te fijas, las pistas conducen de vuelta al contenido: los blogs no han terminado de irse pero emergen las redes sociales, afloran nuevos medios cada vez que cierran los antiguos, y las principales plataformas online del mundo apuestan por contenido noticioso (los medios se alzan contra Google News, Yahoo lanza News Digest, Facebook lanza NewsWire…). El contenido importa. Y vende

¿Por qué es tan importante ahora crear contenido? Por tres razones

Convendrás con nosotros que resulta muy complicado hablar de algo si no hay nada que contar. Tener un blog interno en el que reunir contenido sobre lo que haces, lo que hacen los demás en relación a tu negocio y otras cosas así es una muy buena forma de tener material. En el caso de tener un blog, las redes sociales serán el vehículo que ayude a transmitir ese material y hacerlo llegar a más gente.

En segundo lugar, por una mera cuestión de posicionamiento. Si tienes una web estática, que nunca actualizas, puede que tus keywords sean geniales, que lleves muchos años online y que inviertas en anuncios en AdWords. En cualquier caso Google se cansará de ti si aparece otro contenido similar y más actualizado. De hecho, cuanto más contenido haya en tu web, más palabras diseminadas y más opciones de que alguien caiga en tus redes. De cómo de ordenada tengas la ‘casa’ que es la web y de lo acertado que considere el usuario que es el resultado ofrecido por Google ya dependen otras cosas.

En tercer lugar, sin dejar a Google, el Panda es la respuesta. No es que nos hayamos vuelto locos, es el nombre del último algoritmo del buscador, que además de fijarse en palabras clave, actualización y técnicas SEO tradicionales (negritas, referencias, imágenes, taggeado, títulos, códigos limpios y demás), apuesta claramente por el contenido. Ya os lo avanzamos hace unos días en Twitter

¿Pero todo esto me hará vender? No: hará que más gente te conozca, lea sobre lo que haces o pueda caer en tu web, donde de ti dependerá que llegue para quedarse e interesarse en lo que ofrezcas. La comunicación es un medio y un fin, pero no es una forma de venta, o no directamente.

Pero, ahora que lo dices, el contenido también puede ayudarte a vender. Esta tabla de abajo es parte del resultado de una investigación (de pago) llevada a cabo con casi mil personas a las que se les preguntó por su familiaridad, afinidad e intención de compra sobre productos diversos. Después, se les expuso a contenido sobre dichos productos, ya fuera hecho por profesionales (reviews y exposiciones) o por ciudadanos normales (opiniones en foros, comentarios y demás).

Lo que mide la tabla es la variación en su opinión, y el resultado tiene dos lecturas. Primero: la variación es mayor o menor según el tipo de producto; segundo, en cualquier caso, la valoración sube de forma generalizada tras su exposición a contenido relacionado con el producto en sí. Ahora piénsalo: ¿te crees más los banners de anuncios o lo que dicen los comentarios en Facebook de tu gente cercana?

Es decir, que hacer contenido no sólo ayuda a contar cosas, sino que mejora tus resultados de búsqueda y, además, mejora el nivel de conocimiento e intención de compra de tus potenciales clientes. Hasta aquí va bien la cosa, pero ahora llega un dato más: el contenido en español escasea, aunque no te lo creas

¿Cómo dices? ¿Que el segundo idioma del mundo por número de hablantes y el quinto que más países usan (aquí os lo contamos con gráficos) no tiene un reflejo similar en la Red?

Aunque no te lo creas, sólo el 7,8% de los internautas se comunican en español, según un informe del Instituto Cervantes, y eso a pesar de que México y España, los dos primeros países hispanohablantes, están en el ‘top 20′ de penetración de internet y de que entre 2000 y 2011 el uso del español ha aumentado más del 800%. Un dato positivo y uno negativo: el español es el segundo idioma en redes sociales como Twitter o Facebook, pero apenas el séptimo en entornos como la Wikipedia.

¿Cómo puede ser todo eso? Pues como muestra, un botón en forma de otro estudio, esta vez publicado en la prestigiosa revista científica PLoS One, y según el cual en España se tuitea más en español que en ningún otro idioma (lógico), pero se usa más el inglés que el catalán, la segunda lengua autóctona más importante.

En cualquier caso, y aunque somos muy amantes de las redes sociales, según ese mismo estudio no salimos tan bien parados como tuiteros: si se calcula esa cifra en función de cuántos habitantes tiene cada país, España es el undécimo país en el ránking mundial, liderado por Kuwait, Holanda y Brunei.

Así que, además de dar información a tus clientes potenciales y mejorar en posicionamiento, generar contenido es también una oportunidad de negocio con efectos reales en las posibilidades de venta… y es algo que, en perspectiva (comparado con el inglés, por ejemplo), se hace poco en español.

Después de tanta investigación científica, un guiño humorístico: un tío grande ha hecho una tabla periódica del storytelling, agrupando los elementos más comunes de cualquier narración. No sólo es una idea visualmente magnífica, es que encima ofrece ‘fórmulas’ científicas que definen historias. Un ejemplo: los ‘Cazafantasmas’ serían el resultado de combinar las moléculas ‘Grupo de cinco hombres’ con ‘Científico loco’, ‘Hilaridad’ y ‘Malvado encerrado en un bote’.

Pasen y lean