Lo que de verdad es un community manager

may2

Lo que de verdad es un community manager

3

Este mundo de la comunicación digital ha tenido tantos booms que algunos ya no son 2.0, sino más, a pesar de que aún resulta complicado definir “2.0″, como tantas otras palabras grandilocuentes que no se sabe qué quieren decir. Ahora bien, si ha habido un boom estupendo en estos años, ese es el de los community managers. Ha llegado a haber más expertos en redes sociales que abogados, que ya es decir.

Pero la verdad bajo la burbuja es que mucha de esa gente que se presentaba como gestor de comunidades digitales a duras penas era representante de su propia marca digital. Personas sin marca digital, con poco conocimiento más allá de meter cosas en redes sociales generando sólo la conversación que el éxito o fracaso de los productos de sus clientes traían consigo. No es una crítica, es algo frecuente.

A la vez, se multiplicaron los cursos de inserción profesional en ese área: todo el mundo se apuntaba a ser community manager porque era “el futuro”, cuando era algo que llevaba años en marcha. Lo peor no era llegar tarde, sino que muchos de esos profesionales a los que supuestamente se formaba salían encaminados en la dirección errónea: la gestión de redes sociales tiene poco que ver con el marketing, y mucho con la comunicación.

Porque, distingamos, marketing tiene que ver con venta, y comunicación no. Que tu producto o proyecto tenga una mejor comunicación implicará que más gente te conozca, que más gente hable de ti, que aparezcas en más sitios y que transmitas exactamente lo que quieres. Pero no hará que vendas más. Ayuda, claro, pero no vende.

El problema es que muchas empresas han dejado la gestión de sus redes sociales sin la formación necesaria, dándole poca importancia a lo que es un escaparate donde se mueven ingentes cantidades de dinero e influencia, sometiéndolo a los designios de los departamentos de marketing, publicidad o relaciones públicas. Error. Las redes sociales no van de eso.

Las redes sociales van de conversación, de replicación, de eco, de creación de marca, de conocer a tus potenciales clientes, de tener una línea de comunicación directa con ellos, de enseñar qué haces… pero no van de venta. Lo sentimos.